Si pierdes mis datos, no te compraré más. Cómo las brechas de seguridad en datos hunden la reputación y espantan a los consumidores