Así Tesla se convirtió en la gallina de los huevos de oro y en una de las marcas más valiosas